viernes, 9 de enero de 2015

Actividad con material casero para trabajar los signos matemáticos de mayor y menor de forma divertida


 Uno de los conceptos que se trabaja en el primer ciclo de primaria es comparar cantidades numéricas utilizando los signos de mayor que y menor que.  Al principio suele costar un poco porque la direccionalidad del símbolo  puede traer algún quebradero de cabeza a alguno.  En mi clase teníamos este problema  y se me ocurrió hacer un material para que jugásemos haciendo comparaciones.
 Les dibuje esta ballena, sencilla,  con la boca abierta, recalcándola para que se viese la forma del signo que estábamos aprendiendo y mientras tanto les contaba una pequeña historia para que recordasen :  boca grande--- número grande
 Disculpar pero soy incapaz de poner la foto en horizontal






Presentación del material y el concepto








 Este es el cuento que me inventé para ayudarles a recordar   que la abertura del signo siempre indica el número grande y la punta el pequeño.

La ballena glotona
Había una vez una ballena que vivía en los mares del Sur,  siempre tenía hambre. Nadaba  despacito buscando pececitos , algas…  para llevarse algo a la boca.
Cuando era pequeña comía cosas pequeñas, pero según fue haciéndose más grande , seguía a comiendo las mismas cosas. Pensaba que como su  estómago era pequeño no le iba a caber una comida más grande. Así la pasaba que siempre tenía hambre.
Un día , se encontró con el sabio pulpo,  le comenzó a contar el problema que estaba teniendo.
El Señor Pulpo, le explicó que aunque su estomago era pequeño, su boca era muy grande y podía comer cosas más grandes. Que según fueran entrando se hacían pequeñas al masticarlas.
La ballena se fue muy feliz con la explicación que le había dado, así que fue a probar si era cierto aquello que le había dicho el Sr. Pulpo.
Lo primero que se encontró fue un gran banco de peces, así que abrió su gran boca  y….
para dentro todos. Descubrió que si abría mucho la boca entraba la más grande de las comidas. Por fín, la ballenita no volvió a pasar hambre nunca más.

Una vez que  presenté  el símbolo a través del cuento y la imagen de la ballena lo relacione con un símbolo casero en forma de boca, lo superponía sobre el dibujo  y empezamos a jugar a comparar cantidades con elementos.



Les ayudo a llegar a la conclusión de boca grande -número grande, y me sirve de recordatorio en el futuro para que se acuerde de como va el signo.

Hacer el síbolo es muy fácil, lo puede hacer el propio niño como una actividad artística del cuento, se hace con dos palos de polo, se pinta y se pegan en cartulina unos dientes. Por último se dibuja el ojo.



El último paso , es en el cuaderno hacer varios ejemplos primero con el apoyo del material y después sin él.

Con este tipo de juegos, desde casa se puede reforzar este contenido del colegio de una forma más lúdica.
Espero que os sea de utilidad.


1 comentario:

  1. Hola: acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas vinculados con la educación. En este momento me interesan mucho este tipo de reflexiones por lo que he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar